Como Emprender Un Negocio – El Arte De Empezar 2.0

Como Emprender Un Negocio – El Arte De Empezar 2.0

Hola, mi nombre es Marcos Razzetti, y hoy vamos a ver el libro el arte de empezar 2.0 de Guy Kawasaki para que puedas emprender tu primer negocio de la manera adecuada.

¿Te gustaría saber cómo llevar a cabo un negocio desde cero? ¿Queres ahorrarte muchos dolores de cabeza al encarar un nuevo proyecto? Quédate hasta el final que te cuento como.

El objetivo de este libro es que podamos emprender cualquier proyecto con facilidad. Aunque está más orientado a emprendimientos, también es aplicable a un proyecto en tu trabajo que quieras proponer. Para esto el autor nos va mostrando las distintas artes.

1.El arte de empezar

Si estás buscando una idea para emprender, responde preguntas sencillas.

¿Y entonces qué? Salieron los celulares, la gente va a compartir fotos, Instagram. ¿Verdad que es interesante? McDonald’s ¿Existe una mejor manera de hacerlo? ¿Por qué mi empresa no lo hace? ¿Dónde está la debilidad del líder del mercado?

La génesis de las grandes empresas está en el deseo de querer dar respuestas a preguntas sencillas que cambien el mundo, no en el deseo de hacerse rico.

Encuentra tu punto óptimo: Esto se basa en el concepto de encontrar un tema en el cual preferentemente tengas experiencia, pasión y haya una oportunidad de mercado real.

Encuentra compañeros del alma: Para que un startup funcione, hace falta un equipo. Hace falta un primer seguidor que transforme al loco solitario en líder. Deben tener tanto similitudes como diferencias.

Similitud de: Visión (como evolucionara el startup), tamaño (que se pretende alcanzar) y compromiso.

Las diferencias más comunes son de: experiencia (un vendedor y un creador), orientación (personalidades) y puntos de vista.

Un par de consejos: No te precipites, no contrates fundadores para mejorar la financiación, supón lo mejor, pero planifica para lo peor.

Crea un mantra: De dos o tres palabras, que de sentido a lo que tu startup pretende tener. Ej Nike: Autentico rendimiento deportivo. Este debe tener: optimismo, brevedad y enfoque externo (que hace por los demás).

Elije un buen modelo de negocio: Este responde a dos preguntas ¿En los bolsillos de quien está el dinero que necesito? ¿Cómo hago para conseguirlo? Una lista de modelos de negocios seria: Solución individualizada, multicomponente (distintos lugares de ventas y formas del producto), líder del mercado (productos innovadores y atractivos), componente valioso (necesario), conmutador (control del suministro) e impresora y tóner (que necesite consumibles). También están los modelos de negocio: Freemium (gratis hasta cierto punto), eyeballs (para crear o compartir contenido), productos virtuales y artesanos.

Un par de consejos: Ponte como objetivo un Nicho de mercado, mantén la sencillez (tu producto inicial no tiene que ser perfecto), copia a los demás, se expansivo.

Ve por pasos. Tene en cuenta los objetivos, los supuestos, las pruebas y las tareas.

2.El arte del lanzamiento

Este capítulo explica como lanzar un producto al mercado.

Sáltate la siguiente curva: No te quedes atrás en términos de innovación, adáptate a las tendencias. El emprendimiento da lo mejor de si cuando cambia el futuro y cambia el futuro cuando se salta la siguiente curva. Esto pasa cuando definís tu negocio en base a lo que pretende conseguir y no lo que hace.

Para esto un producto debería ser: Profundo (que ofrezca características y funcionalidades de las cuales los clientes pueden o no ser consientes o no valorar de entrada); Inteligente (que demuestra que la empresa lo creo comprendiendo el problema del público); Capacitador (Incrementa la productividad y creatividad); Elegante (poder y simplicidad).

Elige un buen nombre: Difícil de definir, pero identificable cuando se ve.

Algunos consejos para elegir un buen nombre: Verifica que no lo utilicen otros; elige un nombre con potencial verbal (googlear); Busca la aprobación de gente de otros países (Verifica el significado); Elige una palabra que empieza con una letra situada en la parte inicial del alfabeto (Para posicionarte en listas); Evita palabras que empiecen con números, X o Z; Elije un nombre que suene distinto (que no se parezca a otros); Evita nombres integrados por varias palabras a menos que la primera palabra tenga potencial verbal o el acrónimo sea inteligente; Escribe en mayúscula la primera letra.

Crea un PMV: Un primer prototipo denominado Producto Mínimo Viable. No tiene que ser perfecto. El objetivo es empezar el proyecto, no terminarlo. Si debe ser valioso y validar la visión del startup.

Preocúpate por la adopción, no por escalar: Escalar se refiere a poner en marcha procesos rápidos baratos y repetibles. Nunca he visto morir ningún startup por no haber podido escalar con la rapidez suficiente.

Elabora un posicionamiento: Este explica: Porque los fundadores decidieron ponerla en marcha, porque los clientes deberían comprarle y porque los clientes deberían comprarle.

Debe responder a una sola pregunta, ¿A qué te dedicas? Un solo mensaje; evita la jerga o generalísimo; sométete al test del sentido contrario (¿Describís tu producto de un modo opuesto a la competencia? Si es así estás haciendo algo distinto); difunde tu mensaje en cascada; pide feedback; concéntrate en las redes sociales, no en la publicidad; déjate arrastrar por la corriente (Si la gente le da otro uso deja que sea así)

Cruza el abismo: Geoffrey Moore explica el ciclo de adopción de un nuevo producto a partir de cinco perfiles psicográficos distinto de adaptadores.

Innovadores (Encantados de probar nuevos productos); adaptadores tempranos (confían en poder dar buen uso a los nuevos productos); mayoría temprana (miembros de la mayoría que adoptan de manera temprana los nuevos productos); mayoría tardía (mayoría que adoptan tarde el producto); rezagados (se resiste a los nuevos productos).

Esto implica que hay una necesidad de dirigir las iniciativas de marketing a los innovadores, para luego continuar con los adoptadores tempranos. Estos suelen ser blogueros, periodistas y otros expertos.

El peloteo funciona así: Se realista, es mucho más fácil ayudar a los emprendedores cuando tienen un buen producto; Muestra empatía, pedí ayuda, admití que sos nuevo y necesitas salir adelante; Subraya la utilidad, siempre vas a dar algo a cambio, en el presente o en el futuro; Paga por adelantado, hace cosas por los demás indiscriminadamente; No te la pases adulando.

Cuenta una historia: El público lo que quiere es fe, fe en ti, en tu producto en su éxito y en la historia que le expliques. La fe, no los hechos, es lo que mueve montañas. Estas historias pueden ser: Historias personales; grandes aspiraciones (el héroe que quiere hacer del mundo un lugar mejor); David contra Goliat (Ej: Etsy contra eBay); Perfiles con coraje (Nuestro héroe sufre una gran injusticia).

Salí de la oficina: Conoce el mundo y descubrí necesidades.

Lleva a cabo una preautopsia: Supone que fallo tu producto, pregúntate porque, y como lo podrías haber evitado.

Registra un patente provisional.

  1. El arte de liderar

Exuda optimismo: Los lideres no pueden tener un mal día, no puedes demostrar ni miedo, ni incertidumbre ni duda.

Establece una cultura de ejecución: Establece objetivos y comunícalos; evalúa los progresos; establece un único responsable; forma parte de la solución (da el ejemplo); recompensa a los que cumplen.

Consigue un Morfeo: El papel de Morfeo consiste en ser realista. El ejecutivo decide que, mientras que el Morfeo pregunta ¿Qué podría ir mal?

Ficha a gente mejor que vos: No solo deberían ser mejores que el director ejecutivo y el equipo directivo, sino que además tendrían que ser distintos.

Haz mejor a tus empleados: Como al principio esto va a suponer un presupuesto alto, el cual no podés afrontar, cantata empleados, ayúdalos y capacítalos para progresar. Concéntrate en los puntos fuertes de estos.

Aborda en primer lugar tus fallos: Los buenos lideres abordan sus fallos antes de criticar a los demás, y no pidas cosas que no harías. También admití cuando te equivocas.

  1. El arte del Bootstrapping

Bootstrapping se refiere a trampear la situación y arrancar un startup con solo lo puesto. Empieza utilizando la menor cantidad de recursos, utiliza el marketing de boca a boca y redes sociales.

Olvídate del equipo ideal: Esto es lo que hablábamos antes. Contrate gente joven y experiencia con toneladas de talento, energía y curiosidad.

Puedes empezar como una empresa de servicios: y luego migrar una vez conseguido el capital, a vender tu producto.

Vende directo: Evita al principio vender a través de distribuidores, esto te llevara tiempo innecesario.

Posiciónate contra el líder: En vez de intentar lanzar el producto al mercado desde cero, utiliza la percepción de marca que la competencia tiene en el mercado. Ej Lexus: Tan bueno como un BMW, pero 30% mas barato.

Esto tiene tres condiciones. Que merezca la pensa posicionarte contra el líder (que sea fuerte); Que al líder no se le ocurra ponerse las pilas y destroce tu ventaja; y que tu producto supere al líder en coste, facilidad de uso, comodidad, diseño industrial, fiabilidad, velocidad/ rendimiento, rango de alcance, servicio al cliente o localización geográfica.

Menos personal y más subcontratación: Esto es fundamental en el arte del Bootstrapping. Apaláncate con páginas web de servicios freelance, personas a las que solo le pagas por resultados.

Concéntrate en la funcionalidad, no en las formas: Por ejemplo, no siempre es necesario que una empresa de renombre se ocupe de las labores legales, contables, relaciones públicas, marketing o reclutamiento del personal. Un tip extra: Negócialo todo.

  1. El arte de conseguir financiación

Hay tres formas de buscar financiación. Crowdfunding, business angels y capital de riesgo.

Recurre a la gente: El crowdfunding es un método en el que la gente subvenciona el proyecto, lo que permite al emprendedor utilizar ese dinero para llevarlo a cabo.

Los principales trucos para el crowdfunding son: Crear un video; contar una historia personal; utiliza el correo electrónico y las redes sociales; activa las recompensas; muestra un presupuesto.

Corteja a los ángeles: La segunda fuente de financiación son los business angels, es decir, los miles de individuos ricos que invierten su dinero en startups.

Estos son los conceptos principales: no los infravalores; permíteles vivirlo indirectamente; consigue que tu historia sea comprensible también para las parejas; se agradable; afilia a alguien que conozcan o del que hayan oído hablar.

Persevera con los capitales de riesgo: Trata de evitarlos. Son firmas que hacen múltiples apuestas y que dan por sentado que en su mayoría no serán rentables, no son muy leales que digamos tampoco.

Consigue una buena tarjeta de presentación: Es importante que una persona con credibilidad te ponga en contacto con la persona que toma las decisiones y convenza a esa persona de que merece la pena echarle un vistazo a tu startup. Estos podrían ser: inversores actuales, abogados y contables, otros emprendedores o profesores.

Conoce a tu público: La base de una gran reunión con inversores potenciales es la investigación que hayas podido realizar de antemano. Conoce el historial de la firma, socios y la cartera de cliente actuales. Una fuente estupenda para esto es LinkedIn. Descubre en quien ha invertido la firma, entra en los nombres de las empresas y contacta a gente que trabaja o trabajo ahí.

Demuestra tracción: La tracción es muy importante porque demuestra que la gente está dispuesta a abrir la cartera, sacar dinero y meterlo en tu bolsillo. Ofrece un producto que sea tan necesario que el público pueda hacer mentalmente los cálculos.

Reconoce o crea un enemigo: Si no hay competencia, no hay mercado.

Busca un abogado experto en negocios financiados.

Gasta como si nunca más pudieras volver a conseguir financiación: Los inversores te dieron su dinero para invertir, no empieces a hacer gastos innecesarios como amueblar la oficina.

  1. El arte de presentar

Llega preparado: Tene en cuenta que no todo puede darse como vos esperas o no todo lo que necesitas va a estar disponible.

Prepara el terreno: Tene en cuenta de cuánto tiempo dispones, pregunta cuales son los tres datos más relevantes que podés proporcionarle a tu audiencia y si puedes responder las preguntas al final.

Preséntate en los primeros seis minutos: No más tarde del sexto minuto de la presentación deberías estar explicando a que se dedica tu startup y no te vuelvas loco con frases complejas, utiliza frases de entre dos y seis palabras.

Sigue la regla del 10/20/30: Diez transparencias en veinte minutos con una fuente de texto de al menos treinta puntos.

Diez transparencias: El objetivo es generar interés suficiente como para conseguir una segunda reunión, concéntrate en lo esencial. Las diez transparencias son: título; problema y oportunidad (necesidad que satisface); propuesta de valor (como la satisface); magia subyacente (la tecnología, la salsa secreta o magia del producto); modelo de negocio (como ganas dinero, quien te paga, tus canales de distribución y márgenes brutos); plan de lanzamiento al mercado (como llegaras al cliente y tus puntos de marketing); análisis de la competencia; equipo directivo (integrantes de tu equipo); proyecciones financieras y principales métricas; estado actual, logros hasta la fecha y destino de financiación.

Veinte minutos: Tene en cuenta los posibles atrasos y el tiempo de discusión. También este es casi el tiempo establecido para las charlas TED.

Fuente de treinta puntos: Tene en cuenta que la mayoría de los inversores son mayores.

Domina los matices: Nunca leas las transparencias; usa un fondo oscuro; incorpora el logo; utiliza fuentes normales; da vida a tu cuerpo, no a tus transparencias; emplea el uso de viñetas; utiliza diagramas y gráficos; crea transparencias que se puedan imprimir.

Responde al hombrecillo: Imagínate que llevas un hombrecillo en tu hombre que cada vez que dices algo pregunta ¿y entonces qué? Entonces respondes y desarrollas.

  1. El arte de crear un equipo

Es esencial emplear, confiar y recompensar a aquellos cuya perspectiva, capacidad y opinión sean radicalmente distintas a las nuestras. Esto, además, exige una humildad, tolerancia y sabiduría fuera de lo común.

Ignora lo irrelevante: Céntrate en tres factores: ¿puede hacer el candidato lo que necesitas que haga? ¿Cree el candidato en lo que estás haciendo? ¿Es un candidato agradable y de confianza?

Dramatiza tus expectativas: Cuando fiches a alguien para tu startup decile que no tiene nada que ver con lo que están acostumbrados o pueden haber visto en una película.

Recopila los datos necesarios: Estructura las entrevistas, pregunta acerca de situaciones concretas en el puesto de trabajo, sigue el guion, realiza la entrevista inicial por teléfono, no seas sensiblero, empareja la persona con el puesto, toma notas, verifica las referencias, usa LinkedIn.

Usa todas tus herramientas: Visión, el equipo, el potencial de crear currículo.

Espera a realizar la oferta e interpreta las mentiras.

Somete al candidato al test del centro comercial: Si estas en un centro comercial y lo ves de lejos, ¿te acercas a saludarlo, te da igual o corres? La vida es muy corta para trabajar con gente que no te gusta.

No des tu trabajo por terminado: Define un periodo de revisión inicial.

  1. El arte de evangelizar

Cuando la gente crea en tu producto, te ayudara a alcanzar el éxito a través de un proselitismo creíble, continuado y económicamente rentable.

Toca oro: Si quieres utilizar el evangelismo, deberás encontrar un producto DICE (Deep, intelligent, complete, empowering, elegant). Profundo porque tiene muchas características; Inteligente porque refleja como aliviar el dolor de la gente o aumentar su placer; Completo porque personifica todo lo que el cliente necesita; Capacitador porque mejora a la gente. Presenta valor y diferenciación.

Deposita tus intereses en el corazón de los demás: Los evangelistas creen tanto en su producto, que desean que los demás lo usen.

Consigue un matiz de humanidad: Dale personalidad a tu marca o producto. Ponte como objetivo a los jóvenes, ríete de ti mismo, diviértete también, exhibe a tus clientes y ayuda a los necesitados.

Conviértelo en algo personal: Posiciona tu producto de un modo personal. El posicionamiento siempre es más potente cuando algo es personal, puesto a que los clientes potenciales les resulta más fácil imaginar de qué modo el producto satisface una necesidad.

Aprende a moverte en sociedad: Adopta la actitud de “que puedo hacer por ti”. Sal, moverse en sociedad no se puede practicar dentro de la oficina; formula buenas preguntas después cierra el pico; facilita la posibilidad de seguir en contacto; realiza un seguimiento en las 24hs posteriores; desvela tus pasiones; haz favores.

Pide ayuda: Pedir ayuda a los clientes no es demostrar debilidad, recluta evangelista.

Crea un programa: Crea un club o programa para los evangelistas, una comunidad. Deja que se expresen, asigna tareas, proporciona herramientas, responde a sus peticiones, regálales cosas, contrata a alguien que fomente la comunidad, destina un presupuesto para la comunidad, integra a los evangelistas en tus iniciativas de ventas, se el anfitrión de las reuniones celebra una conferencia y no abandones a la camarería.

  1. El arte de socializar

Elabora un plan: Define tu modelo de negocio, define qué tipo de público quieres atraer, define qué tipo de cosas quiere leer ese público y comparte ese tipo de cosas.

Conoce a fondo las plataformas: Facebook, Google+, LinkedIn, Pinterest, Twitter, YouTube.

Perfecciona tus perfiles: Optimiza pensando en que las personas pasan 5 segundos, cuenta una historia con imágenes, crea un mantra (eslogan), proporciona toda la información, consigue una URL personalizada y se chequea desde la ventana de anónimo como lo vera la gente.

¿Compartiría la gente tus publicaciones? Toda publicación deberá superar este test proporcionando cuatro tipos de contenido: Información, análisis, asistencia y entretenimiento.

Da de comer al monstruo del contenido: Puedes usar la curación de contenido, que hace referencia a encontrar buen material publicado por otro, resumirlo y compartirlo.

Comparte como un profesional: Se breve, se visual, se agradecido, comparte a la mañana, usa viñetas, se pícaro (títulos que atraigan), déjate encontrar (etiquetas), promociónate y analiza

Automatiza: Puedes usar servicios como buffer, doshare, friends+me, hootsuite, post planner, sprout social, tailwind y tweetdeck.

Repite publicaciones

Responde a los comentarios: No te tomes nada a nivel personal, nada que los demás hagan es debido a ti, lo que los demás digan y hagan es una proyección de su propia realidad. Cuando te hagas inmune a las opiniones y actos de los demás, dejaras de ser víctima de un sufrimiento innecesario.

  1. El arte de invocar la lluvia

Imagínate que todo el mundo que conoces lleva un cartel colgado en el cuello que dice: “hazme sentir importante”. No solo tendrás éxito en las ventas sino también en la vida.

Hay dos factores que dificultan que llueva dinero: Que los emprendedores no saben quien comprara el producto, y que los productos se venden, no se compran.

Deja que se abran cien flores: Siembra muchos productos, ver si echan raíces y florecen, y luego mimar esos mercados. Cuando las flores se abran, tu tarea consistirá en determinar dónde y porque florecen, y adaptar en consecuencia el negocio para cosechar los frutos de tu buena suerte.

Forma a la gente: Educa al público sobre el uso del producto. Una manera muy efectiva es el uso de webinars y redes sociales. Para que un seminario web funcione, tiene que ser formativo en un 90 por ciento y promocional en un 10.

Haz hablar a los clientes potenciales: formula preguntas, escucha con atención las respuestas, toma notas y explica de que modo tu producto satisface sus necesidades.

Deja probar el producto.

Aprende del rechazo

  1. El arte de saber asociarse

Una buena asociación debería acelerar la entrada de efectivo, incrementar la facturación y reducir los costes.

Asociarse por razones de hoja de cálculo: Acelerar la entrada en una nueva área geográfica o segmento del mercado, abrir canales de distribución adicionales, acelerar el desarrollo de nuevos productos y reducir costes. Si la hoja de cálculo no cambia, la asociación no vale nada.

Define metas y objetivos: Como se va a beneficiar la empresa con la asociación.

Acentúa los puntos fuertes y no ocultes debilidades.

Busca acuerdos ganadores: Piensa ganar-ganar. Si uno no gana, no durara mucho tiempo.

Espera a legalizarlo: Evita los abogados.

Incorpora al acuerdo una cláusula de salida.

  1. El arte de resistir

El emprendimiento exige al equipo hacer diez cosas a la vez.

Lucha por la interiorización: Esto significa conseguir que la gente crea en tu producto y en tu manera de hacer las cosas.

Presiona para lograr la implementación abajo: Otra manera de fomentar la resistencia es garantizando que la gente que ocupa la parte baja de la pirámide implementa el cambio.

Invoca la reciprocidad: Si das mucho, recibirás mucho. Da con antelación, con alegría, a menudo, con generosidad e inesperadamente. Por último, explica cómo pueden devolverte el favor.

Invoca la consistencia: Anima a la gente a asumir compromisos concretos, comunicar el compromiso e identificarse con los mismos valores y objetivos.

Invoca la prueba social: Tener auriculares blancos cuando salió el iPod simbolizaba tener uno. La prueba social no funciona con la porquería, de hecho, la aniquila. Es necesario: Un gran producto, miedo a perderse algo, conducta involuntaria y una masa crítica.

Diversifica el equipo: Poblar el startup con una diversidad de personas y capacidades es una forma potente de hacer del startup una entidad resistente.

Cuida de los amigos: Ofrece un servicio al cliente ejemplar. Se generoso e inspira confianza, da control al cliente, asume la responsabilidad de tus fallos, promete menos y da más, contrata al personal adecuado, haz pasar a todo el mundo por el departamento de servicio al cliente e integra el servicio al cliente en la parte principal del negocio.

  1. El arte de ser una persona legal

Una persona legal es aquella que alcanza un estado en el que la gente la reconoce como una persona ética, elegante y admirable.

Ayuda a quien no puede ayudarte.

Ayuda sin esperar nada a cambio.

Ayuda a mucha gente.

Haz lo correcto.

Devuelve tu deuda a la sociedad.

Bueno, basta por hoy… Un libro muy largo pero que vale la pena ¿O no?

Me gustaría que me comentes que aprendiste.

Un saludo, Marcos Razzetti.

PD: Descarga mi guia de 0 a 10k